Salazar o la hipóstasis y la ausencia de la revolución